Signos de alerta

  • EN NIÑOS
    • Si tiene un lenguaje ininteligible.
    • Si persiste un lenguaje infantil.
    • Si tiene dificultades para discriminar y/o pronunciar una o varias letras.
    • Si persisten las dificultades para desarrollar el lenguaje.
    • Si tiene poco vocabulario o le cuesta evocarlo.
    • Si tiene problemas para adquirir los procesos de lectura o escritura.
    • Si tiene problemas de respiración.
    • Si tiene dificultades en la deglución.
    • Si presenta dificultades auditivas.
    • Si se queda afónico con frecuencia (con o sin lesión en las cuerdas vocales).
    • Si padece alguna alteración física o neurológica que le dificulte el desarrollo del lenguaje.
  • EN ADULTOS
    • Si se queda afónico con frecuencia (con o sin lesión en las cuerdas vocales).
    • Si tiene dificultades en la deglución.
    • Si tiene problemas de respiración.
    • Si presenta dificultades auditivas.
    • Si padece alguna enfermedad neurodegenerativa.
    • Si ha sufrido un Accidente Cerebro Vascular y le ha afectado el lenguaje.
    • Si tiene pérdidas de lenguaje, vocabulario, memoria, atención, etc.